Carta del director deportivo

Este año 2021 la 8º edición de la NightRun (o como todos la acabamos llamando, la «LPA») viene con muchos cambios con respecto a lo que llevamos haciendo durante 7 años. En cada edición hemos intentado dar pequeños pasos, para conseguir entre todos hacer de la NightRun no solo una gran carrera, sino toda una experiencia.

En 2013 arrancamos esta aventura gracias al apoyo de los primeros “2500 locos que corrían” y ha ido creciendo sin parar. El último año que se pudo realizar (2019) conseguimos ser casi 5000 locos en zapatillas, vestidos de fosforito y recorriendo prácticamente la ciudad de punta a punta.

Que levante la mano al que no se le ha puesto la carne de gallina en una de nuestras salidas o en el paso por la avenida de Las Canteras. Durante esta travesía no todo han sido buenos momentos, alguna vez no hemos podido controlar el acceso al avituallamiento de meta (y arrasaron con el) una vez algunos corredores se saltaron un giro que no vieron por colocar mal una señal, y por supuesto todos recordamos la suspensión por tormenta del 2015 (sin que al final lloviera…)  Son cosas que pasan y que gracias al feedback de todos los participantes en las encuestas tras la carrera, nos ayudan a mejorar año a año.

El 23 de octubre no será solo la vuelta de la NightRun, sino que además, será el primer evento de alta participación de toda Canarias. El pasado fin de semana ya se celebró el Maratón de Madrid, primer gran evento post-pandemia con muchas medidas restrictivas duras, pero necesarias. Y han funcionado. Nosotros tenemos la obligación de ser minuciosos en todo lo que podamos controlar, porque queremos que siga habiendo carreras, porque sabemos que el deporte es parte de la solución. Todos y cada uno de los cambios vienen de la necesidad de adaptarnos nos solo a la nueva normativa vigente, sino a nuestra responsabilidad social.

Cambios previos a la carrera:

La retirada de dorsal será con cita previa y exclusivamente personal, porque necesitamos que las colas sean las menores posibles y comprobar corredor por corredor que dispone de la pauta completa de vacunación completa (o haber pasado la enfermedad en los últimos 6 meses) Además, cada corredor tendrá una pulsera acreditativa de ser poseedor de ese dorsal, para que nadie pueda cambiarse el dorsal y acceder a la zona de meta sin las medidas sanitarias exigibles.

En 2019 salimos 5000 corredores todos juntos, el 23 de octubre seremos 1500 a las 20:00 y 1500 a las 21:00

Cambiamos nuestra sede de Venegas a la Plaza de Canarias (intercambiador de Santa Catalina) para utilizar el mar como barrera natural y de esta manera solo permitir a los corredores el acceso a la zona de salida. Las salidas independientes harán que prácticamente no se coincida en el tiempo. La nueva zona dispone de más de 20000m2 de espacio para albergar corredores (más de 13m2 por persona)

Cambios en la carrera:

Todos somos conscientes de que el punto más atractivo de la NightRun siempre ha sido la comunión entre público y corredores, pero en una época donde la distancia social es obligatoria, con todo el dolor de nuestras piernas nos ha hecho descartar el paso por la mejor zona de la ciudad, la Playa de Las Canteras. Empezar en la recién renovada zona del acuario, nos garantiza dos carriles de ancho completo, durante más de 2km para que la carrera se estire antes de entrar en zonas con más público. Habrá que llevar la mascarilla hasta el pistoletazo de salida. Luego podemos depositarla en los contenedores que habrá durante el recorrido o guardarla hasta la meta, en cualquier caso, os daremos una al finalizar la carrera.

Las dos vueltas:

Por primera vez en la historia de la NightRun pasaremos dos veces por meta. Es probablemente el punto que mas nos ha costado digerir, ya que como corredores sabemos lo duro que es psicológicamente pasar por la meta a mitad de carrera, pero no nos queda otra alternativa en el escenario actual, para garantizar un recorrido controlable y seguro.

Cambios tras la carrera:

Al cruzar la meta te daremos la medalla (aunque no podemos ponértela ☹) y el avituallamiento será individual al salir de la zona de carrera. Nuestra fiesta post-carrera en la que tantos grupos y DJs hemos conocido no va a ser posible este año por motivos evidentes, pero estamos seguros de que lo celebraremos con los amigos con la responsabilidad que nos caracteriza a los deportistas. La semana siguiente contactaremos con los ganadores para hacer una entrega de trofeos solo para los premiados.

Aprovechando la coyuntura, me gustaría agradecer además de a todos los corredores que año tras año repiten corriendo por Las Palmas de Gran Canaria, a todos y cada uno de los voluntarios por su imprescindible labor. En la última edición contamos con más de 300 voluntarios solo en el circuito, controlando todos los pasos de peatone, garajes, cruces, portales… Para ellos toda la admiración y el respeto. Los corredores no podríamos disfrutar de ninguna carrera si no fuera por ellos. Por eso desde aquí animo a todos los corredores y deportistas en general a que, si algún día no pueden participar en un evento que les gusta por lesión o forma, que acudan como voluntarios, no se arrepentirán.

No se permiten comentarios.